Investigadores del Centro de Investigación Médica Aplicada de la Universidad de Navarra (CIMA), en colaboración con otro grupo científico de la Universidad de California, en San Francisco (EEUU), han desvelado nuevos mecanismos implicados en el desarrollo del cáncer de páncreas y de pulmón.

Journal of Cinical Investigation publica los resultados del estudio, realizado con modelos experimentales, y que confirma el papel de una pequeña molécula, el microARN miR181ab1, en la formación y evolución de estos tumores.

KRAS es uno de los oncogenes más frecuentes en el cáncer humano. Aproximadamente, un 30% y un 90% de los pacientes con cáncer de pulmón y de páncreas, respectivamente, presentan mutaciones en este oncogén.

“A pesar de su claro papel en el cáncer en general, y en estos dos tipos de tumores en particular, hasta la fecha no existen terapias efectivas aprobadas para su uso clínico en pacientes oncológicos. Por tanto, es fundamental conocer los mecanismos anómalos activados por el oncogén KRAS, de manera que podamos desarrollar estrategias terapéuticas para estos pacientes”, explican desde CIMA.

Por ello, los científicos de CIMA han desarrollado un novedoso trabajo de investigación que integra modelos de ratón modificados genéticamente, cultivos celulares en 3D derivados de modelos animales y de líneas celulares humanas, y modelos in vitro, así como la información clínica de series de pacientes de ambos tipos de tumor.

“Nuestros estudios revelan que el microARN miR181ab1 tiene un papel crucial en el inicio del cáncer de páncreas y del cáncer de pulmón. Además, de modo más relevante, su eliminación en tumores de ambos tipos de cáncer en ratón, imitando el tratamiento que se aplicaría en pacientes, genera un efecto antitumoral muy potente”.

Aplicación terapéutica

Tal y como afirman los investigadores, una de las conclusiones más relevantes de este trabajo es su aplicación terapéutica.

“En concreto, hemos confirmado que si combinamos la eliminación de esta molécula y la administración de un fármaco ya aprobado para tumores hematológicos obtenemos una mayor respuesta antitumoral en cáncer de pulmón”, señalan.

Por ello, esta investigación proporciona la base para el desarrollo de futuras estrategias de inhibición de miR181ab1 como potencial terapia en estos tumores.

En la actualidad, los investigadores del CIMA buscan financiación para estudiar las implicaciones de la inhibición conjunta de este microARN y de moduladores del sistema inmune de tumores de pulmón y páncreas.

“Nuestro objetivo final es encontrar nuevas estrategias para potenciar la respuesta antitumoral del sistema inmune en ambos tipos de tumor, ya que los tratamientos actuales tienen un efecto muy limitado”, concluyen.