El buen tiempo y la subida de temperaturas traen algunos cambios. Junto con la naturaleza que rebrota de nuevo, aparecen los insectos, como las avispas o las abejas. Y, consecuentemente, las picaduras o mordeduras.

Normalmente, éstas ocasionan una reacción inflamatoria local en la zona donde se han producido. Sin embargo, hay personas más sensibles que pueden sufrir reacciones como fiebre o reacciones anafilácticas.

Por eso, desde Clínica Universidad de Navarra nos dan varios consejos para prevenir y saber cómo actuar ante las picaduras.

¿Cómo prevenir las picaduras?

En algunas ocasiones, es difícil evitar la presencia de avispas y abejas. Por ejemplo, cuando estamos en el campo o en zonas con jardín.

“Por ello, las primeras medidas a tener en cuenta son no acercarse a paneles ni nidos de insectos y, si el insecto se posa, no tratar de matarlo ni espantarlo, sino que es preferible permanecer tranquilo y realizar movimientos lentos”, recomiendan desde Clínica Universidad de Navarra.

También puede ser eficaz el uso de lociones repelentes de insectos. Se ha demostrado que son más efectivas las que contienen DEET (compuesto químico N, N-dietil-3-metilbenzamida). Sin embargo, “para niños, estas concentraciones no deben exceder del 10%”, señalan los especialistas. Además, no conviene su aplicación en la cara, manos y en las zonas no expuestas”, insisten.

Otra medida que recomiendan los expertos es no llevar prendas de ropa muy llamativas y evitar el uso de colonias o lacas penetrantes. Si se acude a la piscina y se deja la ropa en el suelo, se debe sacudir antes de volver a ponérsela. Y, por último, por la noche, si hace calor y va a dejar la ventana abierta, es recomendable el uso de telas protectoras o difusores de insecticidas eléctricos”.

¿Cómo actuar ante una picadura?

“Si un insecto le pica, lo primero que se debe hacer es aplicarse agua fría o ponerse hielo con una compresa, explican desde Clínica.

Además, se pueden tomar un analgésico suave o antihistamínico.

También, advierten que “no se debe apretar, frotar ni rascar. Y, cuando sea accesible, es mejor extraer el aguijón con unas pinzas. Aquellas personas que tienen una reacción más sensible, con una respuesta alérgica, deben llevar consigo adrenalina autoinyectable y, en caso de picadura, hay que trasladarlas al centro hospitalario más cercano.