Científicos del Centro de Investigación Médica Aplicada Universidad de Navarra (CIMA) han confirmado en un estudio que, ciclos cortos de ayuno, aumentan el rendimiento de la terapia con PD1 en modelos animales.

Es la conclusión de un innovador proyecto experimental que han desarrollado y por el que han descubierto que, este ayuno temporal, “incrementa la capacidad terapéutica de la inmunoterapia del cáncer de pulmón más frecuente (de células no pequeñas)”, explican los investigadores.

Los resultados han sido publicados en la revista Nature Cancer.

Ayuno y actividad antitumoral

La inmunoterapia, basada en anticuerpos frente a PD-1, ha supuesto un gran avance en el tratamiento del cáncer de pulmón. Sin embargo, solo es uno de cada cinco pacientes se beneficia de esta terapia.

Diversos estudios sugieren que las condiciones de ayuno reactivan la inmunidad antitumoral y mejoran la capacidad terapéutica de la quimioterapia.

Por ello, “siguiendo esta premisa, nos planteamos conocer cuál es el papel del ayuno en la inmunoterapia, y confirmamos que ciclos intermitentes de ayuno incrementan la capacidad antitumoral de anti-PD-1 en modelos animales de cáncer de pulmón”, explican desde CIMA.

Los científicos analizaron los mecanismos moleculares que rigen este hallazgo y descubrieron que “el ayuno disminuye los niveles de una molécula (IGF 1), lo que sensibiliza a las células tumorales al tratamiento con inmunoterapia basada en anti PD-1”.

“Los resultados dan a entender que los pacientes con cáncer de pulmón con niveles elevados de IGF-1 circulante responden peor a la inmunoterapia basada en anti-PD-1”.

De esta manera, estos descubrimientos “podrían constituir la base para evaluar, en el contexto de ensayos clínicos, la capacidad del ayuno temporal o de la inhibición de IGF-1 de mejorar el rendimiento de la inmunoterapia frente al cáncer”, aseguran los investigadores.