Sobre el 40% de la población en España es hipertensa, aunque un tercio de ella aún no está diagnosticada.

Conocer nuestra tensión y prevenir el desarrollo de una patología cardiaca, como la hipertensión arterial, la angina de pecho, las arritmias cardiacas o la insuficiencia cardiaca, es imprescindible.

“La detección temprana de estas dolencias es fundamental para que el pronóstico sea más favorable y evitar posibles afectaciones secundarias. Por ejemplo, ante un infarto de miocardio la respuesta inmediata y la iniciación del tratamiento, incluso antes del diagnóstico, es clave para la mejora del paciente”. Así lo advierten los especialistas del Departamento de Cardiología de Clínica Universidad de Navarra.

Signos de una patología del corazón

Desde Clínica explican que “debemos estar muy pendientes de unos síntomas relacionados con las enfermedades cardiacas”:

  • Dolor torácico o en el pecho (vinculado a la cardiopatía isquémica o infarto de miocardio). 
  • Fatiga o disnea (ante una insuficiencia cardiaca).
  • Presencia de palpitaciones o taquicardias (reflejo de una enfermedad arrítmica).

Estas primeras señales nos alertan de que es necesario acudir al especialista.