Las paperas en niños son una enfermedad leve y que no suele tener las complicaciones que se pueden dar en adultos. La prioridad será la comodidad del niño y evitar más contagios

Las paperas, o paroditis, son una enfermedad vírica causada por el paramixovirus. Las paperas en niños son una enfermedad muy habitual pero que no suele revestir una mayor gravedad -puede tener mayores consecuencias en un adulto-.

La manifestación más habitual del virus es una inflamación en las glándulas parótidas -situadas justo debajo y ligeramente por debajo del oído-, las glándulas salivales de mayor tamaño. Esto normalmente se traduce en el característico endurecimiento a la altura del maxilar inferior.

Síntomas de las paperas

Sin embargo, debemos tener en cuenta que las paperas en niños no presentan síntomas en uno de cada cinco casos, y uno de cada tres no sufren la inflamación en la zona maxilar (normalmente justo debajo del lóbulo, que se desplaza ligeramente, y por detrás de la mandíbula). Estos son otros síntomas:

  • Inflamación de una o más glándulas salivales de la boca
  • Tos
  • Secreción nasal
  • Dolor de cabeza
  • Fiebre moderada y malestar
  • Infección pulmonar sin inflamación

Las paperas también pueden extenderse a otros órganos, causando dolor abdominal y testicular, algo que puede ser problemático en hombres que hayan pasado la pubertad, ya que puede estar asociada a una pérdida de fertilidad.

Contagio de las paperas

Se trata de una virus que se contagia a través del aire y que normalmente penetra a través del sistema respiratorio y a partir de ahí llega a otros tejidos a través del riego sanguíneo. El virus salta de persona a persona al hablar, toser o estornudar. También se propaga por contacto, por lo que un niño puede contagiarse al tocar una superficie contaminada y luego se lleva las manos a la boca o cara.

Además, el virus en contagioso desde un día o dos antes de que se comiencen a desarrollar los síntomas y hasta cinco días después de que desaparezcan, por lo que se recomienda que el niño se mantenga alejado de otros pequeños durante este periodo.

Cuidado de un niño con paperas y prevención

Las paperas suelen desaparecer en unos pocos días. No existe un tratamiento específico contra las paperas, por lo que la prioridad será que el pequeño se sienta cómodo y pase la enfermedad lo mejor posible.

  • Control de la fiebre: Con acetaminofeno o ibuprofeno
  • Hidratación: Asegúrate que el pequeño toma líquidos
  • Aísle al niño: Con el objetivo de evitar el contagio a otros pequeños

La vacuna de la triple viral previene las paperas.