La cistitis es una infección de orina, habitualmente de origen bacteriano. Se trata de una enfermedad que hasta un 50% de las mujeres puede llegar a padecer.

La cistitis es una infección urinaria que afecta a la vejiga. Además de ser la infección más habitual del sistema urinario, es también la segunda enfermedad con mayor incidencia, sólo por detrás de las infecciones respiratorias.

Causas y factores de riesgo

Clínica Universidad de Navarra indica que la cistitis está causada principalmente por bacterias. La Escherichia Coli es responsable del 85% de las infecciones no complicadas en mujeres sexualmente activas, del 70% de las infecciones no complicadas del adulto y del 50% de las infecciones hospitalarias. Sin embargo, también puede tener origen vírico (virus) y, excepcionalmente, producida por hongos (micótica).

Otros factores de riesgo son:

  • Diabetes: en las mujeres diabéticas, aumentan las probabilidades de sufrir cistitis, pero no en hombres.
  • Embarazo: existe un mayor riesgo de producir una infección asintomática, por lo que los especialistas deben controlar la orina regularmente y tratar la cistitis en caso de que aparezca, ya que “puede provocar pielonefritis en el último trimestre“, señalan desde Clínica.
  • Niños: los menores de 2 años con infección urinaria asocian reflujo vésico-renal en el 46 % de los casos, y un 9 % los que tienen entre 2 y 5 años.
  • Obstrucciones:es el factor más importante porque favorece que las bacterias crezcan y se reproduzcan.

Síntomas de la cistitis

  • Dolor o escozor al orinar.
  • Micción frecuente.
  • Necesidad permanente de orinar.
  • Orina sanguinolenta.
  • No suele presentar fiebre, pero si lo hace, significa que otro órgano está afectado.

Tratamiento

Los especialistas de Clínica Universidad de Navarra indican que “el tratamiento es antibiótico y debe hacerse de forma selectiva, eligiendo el mejor de aquéllos a los que el germen es sensible“, por ello ha de realizarse un cultivo de orina y antibiograma.