Clínica Universidad de Navarra participa en el estudio de la primera inmunoterapia desarrollada en España. El ensayo clínico centra su estudio en la molécula anticancerígena BO-112, una terapia intratumoral con efecto inmunomodulador.

Junto a Clínica Universidad de Navarra, el Hospital Gregorio Marañón y el Hospital Ramón y Cajal son los otros dos centros que han finalizado con éxito la primera etapa del ensayo clínico fase I.

Inmunoterapia: la nueva esperanza contra el cáncer

El tratamiento del cáncer con inmunoterapia es revolucionario: estimula el sistema inmunológico del paciente para que, por sí mismo, identifique y destruya las células tumorales.

Clínica Universidad de Navarra es pionera en su estudio y ofrece este tratamiento a sus pacientes desde hace años, aplicando este tratamiento a patologías oncológicas como melanoma maligno, cáncer de pulmón, cáncer de cabeza y cuello, hepatocarcinoma, o cáncer de colon metastásico. Y ofrece posibilidades a pacientes con estados avanzados de tumores y cáncer.

Por su parte, ACUNSA es la única compañía de seguros de salud que garantiza a todos sus asegurados, y en cualquier modalidad de póliza, este tratamiento contra el cáncer.

Clínica Universidad de Navarra, en la primera inmunoterapia con sello español

El ensayo clínico en el que participa Clínica Universidad de Navarra ha tratado a 28 pacientes con tumores sólidos, como cáncer de pulmón, melanoma y tumores renales.

El objetivo: conocer el perfil de seguridad de esta inmunoterapia y su potencial como tratamiento, tanto de forma individual como combinado con anticuerpos anti PD-1, en pacientes que no responden a los fármacos nivolumab o pembrolizumab, que activan los anticuerpos anti PD1 y que son los que tienen mejores efectos frente a las células cancerígenas.

Éstos últimos suponen entre el 30 % y el 40 % de los pacientes y no tienen otra opción terapéutica posterior, por lo que esta alternativa podría ofrecerles una forma de rescate.

Los datos del ensayo clínico de fase I son preliminares, pero también optimistas. Confirman la seguridad en pacientes con cáncer resistente, no se han registrado efectos secundarios graves, y los investigadores valoran que la combinación de BO-112 con anticuerpos anti PD-1 obtiene buenos resultados. “Se ha observado que la combinación de BO-112 y anticuerpos PD-1 ha sido capaz de controlar la enfermedad en un 58 % de los casos y de producir una reducción del tamaño tumoral en un 17 %”, señalan los investigadores.

En la actualidad, los científicos continuarán el estudio hasta alcanzar al menos 30 pacientes tratados y se añadirán a esta fase otros centros españoles. Investigarán sobre la eficacia y la seguridad de los resultados; analizarán el potencial y la duración de esta inmunoterapia combinada; y valorarán aplicar esta terapia en otros tipos de tumores y para otras líneas de tratamiento.

Investigación pionera

Desde Clínica Universidad de Navarra destacan que se trata de un trabajo de investigación pionero, que combina inmunoterapia local y sistémica.

Consiste en intentar convertir a algunas de las lesiones tumorales en un tejido inmunogénico que despierte una respuesta inmunitaria, ayudando a la respuesta inmune en el resto del organismo. En los modelos animales hemos comprobado que el tratamiento con esta doble aproximación es sinérgico y estos datos preliminares del ensayo clínico indican que una situación similar puede darse en los pacientes. Hay varios fármacos que usan esta estrategia de vacunación ”in situ”, pero BO-112 puede ser el más potente”, indican.