Más que un diagnóstico, se trata de un conjunto de síntomas que pueden tener distintas causas, por lo que el tratamiento de la ciática puede variar

Un dolor punzante que nace en la parte inferior de la espalda o en la nalga y que recorre toda la pierna a lo largo del nervio ciático. Normalmente se manifiesta en una única pierna y no en las dos y en ocasiones puede ir acompañado de hormigueo, ardor, entumecimiento o sensación de debilidad. La ciática es una de las causas de dolor más habituales.

Normalmente la ciática está causada por la compresión o irritación de las raíces de los nervios espinales que donde nacen los nervios ciáticos. Sin embargo, la palabra ciática no se refiere tanto a un diagnóstico sino a un conjunto de síntomas, ya que las causas de esta compresión o irritación pueden ser diferentes.

Causas de la ciática

Algunas de las causas incluyen

  • Hernia de disco vertebral.
  • Estenosis espinal, o estrechamiento de la médula.
  • Síndrome piriforme, cuando el músculo piriforme comprime el nervio.
  • Puntos gatillo, cuando los músculos cuadrado lumbar, el glúteo medio, el glúteo menor sufren isquemia
  • Embarazo
  • Tumores y traumatismos en la médula espinal

Algunos hábitos también pueden causar ciática autoinfringida, como sentarnos incorrectamente -especialmente si lo haces sobre la cartera en el bolsillo trasero-, estar demasiado tiempo de pie o el uso de cinturones de herramientas colgados de un costado, lo que puede llevar a un desalineamiento de las vértebras.

Tratamiento de la ciática

Dependiendo de la causa del dolor ciático, el tratamiento puede variar. Aunque en casos crónicos y de mucho dolor se puede recurrir a la cirugía, en la mayoría de casos, incluirán la aplicación de calor y frío en la zona afectada. Lo ideal es aplicar frío durante 10 o 15 minutos durante los dos primeros días -siempre de forma indirecta, cubriendo el hielo con una toalla-, y calor durante los días siguientes. El calor es más efectivo cuando el dolor es acompañado de contracciones musculares.

También se deben administrar antiinflamatorios como ibuprofeno. Se recomienda reposo, pero sin pasar excesivo tiempo sentado, además de la realización de ejercicios correctivos una vez el dolor esté empezando a disminuir.