Pasamos muchas horas delante de las pantallas de nuestros teléfonos y tabletas. No hay evidencia científica sobre que sean perjudiciales para la vista

Ordenadores y televisiones. Nos pasamos muchas horas delante de pantallas, y ahora más que nunca que vivimos rodeados de smartphones y tabletas. Pero ¿son realmente malos para la vista?

Valorar los efectos de estos dispositivos sobre nuestra vista es complicado debido al poco tiempo que llevamos conviviendo con ellos, pero lo cierto es que actualmente no hay ningún tipo de evidencia acerca de que sean perjudiciales.

Buena parte de la creencia del efecto negativo de las pantallas sobre la vista viene de la época de las televisiones con tubo catódico, cuyo bajo nivel de refresco cansaba especialmente los ojos.

Parpadeamos menos

Actualmente también hay otro factor que cansa especialmente la vista, y es el uso extendido en la red de tipografías de palo seco, sin serifas, que hacen el texto menos legible y exigen mayor atención. Eso se une a que debido a la concentración parpadeamos menos, algo que con un libro normal se compensa al pasar página.

Además, el simple hecho de mirar durante un rato largo una fuente de luz también cansa la vista y puede llevar a un cuadro ocular de síndrome visual informático. Este consiste en fatiga visual, dolores de cabeza en la parte frontal, visión fluctuante y sequedad ocular. Siempre hablamos de efectos a corto plazo y que se puede evitar descansando unos minutos.

Es cierto que en los últimos meses han aparecido en el mercado filtros que supuestamente protegen el ojo contra los daños producidos por la luz azul de los LEDs, fundamentados en un estudio dirigido por la misma persona que patentó los filtros. Sin embargo, un informe de la OCU echó por tierra la efectividad de los filtros así como la fiabilidad del estudio.

Problemas para dormir

En lo que sí pueden tener un efecto negativo la luz de los smartphones y tabletas es en nuestra capacidad para dormir bien. El ojo también juega un papel importante en la regulación del sueño y la luz emitida por las pantallas puede engañarle.

Pero no hay ningún indicio acerca de que las pantallas LED de los dispositivos electrónicos causen daño importante o a largo plazo en nuestra vista, y todos los problemas que pueden generar se pueden solucionar con unos minutos de descanso.