El sedentarismo en adolescentes crece a un ritmo alarmante, especialmente entre las chicas, entre las que sólo el 14% realiza suficiente ejercicio

La actividad física es un pilar fundamental para la salud, pero los estudios muestran una situación preocupante entre los jóvenes españoles, con el sedentarismo en adolescentes disparándose, y con una gran cantidad de jóvenes que no realiza el mínimo que recomienda la OMS. En el caso de las chicas es especialmente alarmante, llegando hasta el 86%.

La diferencia con los chicos en este aspecto es notable. Mientras que sólo el 14% de las adolescentes cumple las cuotas mínimas, entre los varones la cifra alcanza hasta el 50%. Más grave es la situación entre los menores de diez años, en los que sólo el 30% de los niños y el 12% realizan suficiente ejercicio.

Al menos una hora de ejercicio al día

El informe, realizado por la Fundación para la Investigación Nutricional y elaborado en colaboración con Active Kids Health, otorga a España una puntuación D en una escala -de mejor a peor- de A a F. España se encuentra en una posición similar a la de Estados Unidos o Inglaterra. El único país que recibe una puntuación A es Eslovenia, donde el 81% de los jóvenes realiza la suficiente actividad física.

La OMS recomienda que se realice al menos una hora de actividad física moderada o intensa al día, una cifra que se puede alcanzar también sumando periodos más cortos a lo largo de diferentes momentos del día.

Recomendaciones contra el sedentarismo en adolescentes

Para mejorar la situación, se recomienda que, además de esa hora diaria, al menos tres días a la semana cuente con actividad física intensa, Actividades de fortalecimiento muscular y mejora de la masa ósea que incluyan los grandes grupos musculares y actividad aeróbica moderada.

Con ese objetivo, algunos consejos para los padres son:

  • Minimizar el tiempo que los jóvenes pasan en transporte motorizado, fomentando que al menos una parte del trayecto se realice a pie o en bicicleta.
  • Fomentar la actividad al aire libre.
  • Limitar el tiempo ante pantallas, televisión o videojuegos, a un máximo de dos horas.