Clínica Universidad de Navarra ha liderado un ensayo clínico multicéntrico, en fase II, que ha mostrado la eficacia de combinar quimioterapia intraarterial e inmunoterapia para tratar el cáncer de hígado avanzado (carcinoma hepatocelular), en estadios intermedio y avanzado.

La investigación llamada NASIR-HCC ha combinado radioterapia intraarterial con el fármaco inmunoterápico Nivolumab y sus conclusiones, presentadas en el Congreso de la Asociación Internacional de Cáncer Hepático (ILCA 2020), revelan la seguridad y capacidad antitumoral de este abordaje.

Resultados esperanzadores | ¿Cuáles son los síntomas del cáncer de hígado? | Solo ACUNSA ofrece cobertura de terapias en ensayo clínico

Resultados esperanzadores

Hasta ahora, la quimioembolización es la terapia más utilizada en los casos de carcinoma hepatocelular en estadio intermedio: la enfermedad no es operable, pero no se han producido metástasis en otros órganos.

No obstante, cuando los pacientes no son candidatos por tener una alta carga tumoral, se administra la radioterapia interna selectiva o radioembolización.

“Este procedimiento consiste en la introducción, por vía arterial, de microesferas radiactivas de resina que controlan temporalmente la enfermedad hepática en la mayoría de los pacientes”, explican desde la Unidad de Hepatología de Clínica Universidad de Navarra y el Área de Tumores de Hígado y Páncreas del Centro de Cáncer de la Universidad de Navarra. Sin embargo, hay casos en los que la enfermedad progresa y suele deberse a la aparición de nuevas lesiones”

Por ello, los científicos han desarrollado esta investigación en la que han combinado la radioembolización con la administración de inmunoterapia con Nivolumab, un fármaco que libera los «frenos» del sistema inmunitario y aumenta la capacidad de las células T de destruir células cancerosas.

Este estudio, en el que Clínica ha dirigido a otros 8 hospitales universitarios españoles, se desarrolló con un total de 42 pacientes con un diagnóstico confirmado de carcinoma hepatocelular inoperable, tenían un tumor de más de 5 cm., múltiples tumores o invasión de la vena porta en uno de los lóbulos hepáticos, y sin metástasis. La mayoría habían progresado ya a otros tratamientos para el cáncer.

“El tratamiento mediante radioembolización con microesferas de resina y Nivolumab mostró un perfil de seguridad favorable, sin signos de toxicidad sinérgica. Además, un 38% de los pacientes experimentó una remisión objetiva de la enfermedad, que fue completa en cinco pacientes, y el tiempo hasta la progresión fue superior a nueve meses en la mitad de los pacientes, una cifra más alta que en estudios previos. Es de destacar que en cuatro pacientes se pudo proceder a la resección del tumor que no era posible antes del tratamiento”.

Por ello, los investigadores de la Clínica califican los resultados obtenidos de “alentadores”en cuanto a la eficacia, “de modo que justifican una evaluación adicional en ensayos controlados”, explican desde Clínica Universidad de Navarra.

¿Cuáles son los síntomas del cáncer de hígado?

El carcinoma hepatocelular, o hepatocarcinoma, es el tipo de cáncer primario del hígado más frecuente y el responsable de la mayoría de los cánceres del hígado.

“Supone la quinta causa de muerte por cáncer en el mundo y en España se dan entre 5.000 y 8.000 nuevos casos cada año”.

En España, y en el resto de países occidentales industrializados, aparece casi siempre como consecuencia de una enfermedad hepática de larga evolución, que en la mayoría de los casos es una hepatitis crónica. La mayoría de los pacientes tiene más de 40 años. 

“Los virus de la hepatitis B y C producen a veces cirrosis y algunos de los pacientes con cirrosis desarrollan tumores en el hígado. Las cirrosis de otro origen, como el alcohol o trastornos metabólicos, también predisponen a la aparición de hepatocarcinoma”, explican los especialistas.

El cáncer de hígado no presenta síntomas hasta periodos avanzados de la enfermedad. “Ello se debe a que el interior del hígado no duele y puede albergar gran cantidad de tumor sin que aparezcan síntomas”.

Excepcionalmente, algunos tumores pequeños pueden provocar síntomas porque obstruyen la vía biliar y aparece la ictericia, o porque se rompen y producen hemorragias.

Cuando los tumores aumentan su tamaño pueden causar cansancio intenso, falta de apetito, pérdida inmotivada de peso, dolor debajo de las costillas derechas o picores.

Solo ACUNSA ofrece cobertura de terapias en ensayo clínico

ACUNSA es la única compañía de seguros de salud del mercado que garantiza cobertura a los tratamientos experimentales que Clínica Universidad de Navarra promueve a través de ensayos clínicos.

Por eso, ACUNSA ofrece más opciones y alternativas terapéuticas no convencionales a sus asegurados a la hora de abordar patologías de gran complejidad y difícil curación.