Científicos de la Clínica Universidad de Navarra y el Centro de Investigación Médica Aplicada (CIMA), junto con investigadores del UT MD Anderson, han demostrado que la administración del adenovirus Delta 24-RGD, el virus del resfriado, aumenta la supervivencia y mejora el efecto antitumoral en modelos animales de los gliomas más comunes.

En este estudio han participado científicos de Reino Unido, Estados Unidos y Francia.

Los resultados de esta investigación internacional han sido publicados por la revista científica Nature Communications y conduce al inicio de un ensayo clínico, en Clínica Universidad de Navarra, que combinará el empleo del adenovirus con radioterapia y busca confirmar estos buenos resultados en pacientes.

Mayor supervivencia y mayor eficacia

Los gliomas son los tumores cerebrales pediátricos más agresivos, nacen delas células de soporte del tejido cerebral y por su localización tienen muy mal pronóstico. Por ello, es de especial relevancia hallar tratamientos más eficaces.

 “Nuestro trabajo se basa en el uso de virus oncolíticos, que tiene dos modificaciones específicas: permiten que se replique específicamente en células cancerosas y aumentan la potencia para infectar estas células cancerosas”, explican los especialistas de Clínica Universidad de Navarra.

Esta investigación se ha probado de forma concreta en líneas tumorales procedentes de pacientes con tumores de glioma difuso de tronco y de glioma de alto grado pediátrico.

“Hemos analizado la expresión de los receptores que estos virus necesitan para infectar las células, su replicación y el poder antitumoral in vitro, y obtuvimos muy buenos resultados. Posteriormente, hemos confirmado estos datos en modelos in vivo inmunodeprimidos”, concluyen.

Clínica Universidad de Navarra y Centro de Investigación Médica Aplicada, investigación médica única

Este mal pronóstico ha llevado a los investigadores a dedicar diferentes estudios a este campo.

En un ensayo clínico anterior, realizado en el UT MD Anderson Cancer Center de Houston, se demostró la eficacia de los virus oncolíticos en gliomas de alto grado en adultos.

“Vieron que había un alto porcentaje de infiltración de linfocitos en el tumor después de la administración del virus, en concordancia con el mecanismo de acción de los virus oncolíticos. Es decir, el virus no solo tiene un potencial antitumoral, sino también desencadena una respuesta inmune en el organismo, explican desde el centro.

Tras él, investigadores de la Universidad de Navarra probaron ese procedimiento pero, en este caso, en modelos de glioma difuso de tronco. De esta manera, comprobaron que en este tipo de tumor también se aumenta la eficacia terapéutica. “Por un lado, mejora la supervivencia y, por otro, se obtiene un efecto antitumoral. Nuestros datos sugieren que el virus desencadena la respuesta inmune y es capaz de reconocer las células tumorales y rechazarlas”, aseguran.

Una vez obtenidos estos resultados en el laboratorio, Clínica Universidad de Navarra promueve un ensayo clínico que combina inmunoterapia y radioterapia y poder confirmar estas conclusiones. “Además, en el laboratorio del CIMA estamos desarrollando nuevos virus, armados con moléculas inmunoestimuladoras, que potencian esta respuesta inmune para mejorar la respuesta antitumoral”.