El lupus es una enfermedad difícil de detectar debido a las muchos síntomas distintos que puede desarrollar, pero con el tratamiento adecuado la esperanza no disminuye

Muchos conocieron el lupus por House. A lo largo de decenas de capítulos, en algún momento del sherlockholmiano diagnóstico, alguien proponía que el paciente sufría lupus. Sin embargo, la enfermedad afecta a 40.000 personas en España.

Se trata de una enfermedad autoinmune, es decir que el sistema inmunológico no distingue entre las amenazas externas de sus propias células y las ataca como si fuera un invasor. En esencia, el lupus te vuelve alérgico a ti mismo.

Una enfermedad que afecta más a las mujeres

El lupus es una enfermedad que puede manifestarse de muchas formas distintas, por esa razón los protagonistas de House lo mencionaban tan a menudo, por lo que se le conoce como la enfermedad de las mil caras y el gran disimulador. Una de sus síntomas más habituales es un eritema en alas de mariposa que afecta a la cara, sobre el puente de la nariz, dando un aspecto lobuno.

Se trata de una enfermedad que afecta en mayor medida a mujeres que a hombres, de hecho el 90% de los pacientes son mujeres de entre 15 y 45 años. Tradicionalmente, quienes padecían lupus solían morir de fallo renal, sin embargo, actualmente y con el tratamiento adecuado se puede mantener una expectativa de vida normal.

Puede afectar a múltiples órganos

El lupus es una enfermedad crónica -sin cura- y cíclica, que alterna periodos de actividad (exacerbación) con otros en los que permanece inactiva (remisión). Normalmente causa inflamaciones, con dolores articulares, salpullidos y y problemas en distintos órganos -como ya hemos mencionado, normalmente los riñones son los más afectados-.

En caso de sufrir inflamaciones del cerebro, los pacientes pueden sufrir dolores de cabeza, irritabilidad o pérdida de memoria. En los peores caso puede derivar en meningitis o coma. El lupus también puede afectar al sistema digestivo, a los pulmones o incluso al corazón, aumentando el riesgo de fallo cardiaco en veinteañeros, así como pericarditis.