La papaya es una fruta tropical con numerosos efectos beneficiosos para el cuerpo, como la mejora de las defensas, protección de la piel, prevención de enfermedades del corazón e incluso cuida al ojo de la degeneración macular

La papaya es un fruto originario de México que, si bien hace unos años se podía considerar exótico, actualmente se puede encontrar en cualquier época del año. Además de ser un fruto con una aportación baja de proteínas y grasas, tiene un buen número de propiedades beneficiosas para la salud.

Además de los beneficios habituales del consumo de fruta -como la reducción del riesgo de padecer obesidad, enfermedades cardiovasculares o hipertensión-, el consumo de papaya puede ser de gran ayuda para proteger los ojos. la zeaxantina es un antioxidante que puede frenar la degeneración macular asociada a la edad.

Mejora las defensas

La papaya contiene altas concentraciones de vitamina C, hasta el punto de poder aportar la totalidad de la dosis recomendada para un adulto. Esto, además de reforzar las defensas del organismo, tiene otros beneficios.

  • Favorece la formación de colágeno
  • Mejora la absorción de hierro
  • Tiene efecto antioxidante

Protege la piel

La papaya también contiene una buena dosis de vitamina A, aportando hasta un 25% de la cantidad diaria recomendado, lo que -además del sistema inmunitario- también es beneficioso tanto para la piel, protegiéndola de la radiación solar, como para las mucosas del cuerpo.

Previene enfermedades cardiovasculares

Otro componente que encontramos en la papaya es el flavonoide criptoxantina, un antioxidante que frena el envejecimiento prematuro de las células, pero que además protege de la oxidación del colesterol LDL, el “malo”, previniendo así enfermedades cardiovasculares.

Reduce el estreñimiento

Se recomienda el consumo de 14 gramos de fibra por cada 1.000 kilocalorías de dieta, y en ese sentido la papaya aporta cerca del triple de lo que se debe consumir para llegar a la cantidad recomendada. De esta forma ayuda a mejorar el transito intestinal, reduciendo el estreñimiento.