Por el Parkinson, Josetxo Zalba vivía su día a día con temblores. Incluso estuvo a punto de sufrir un accidente de tráfico por la somnolencia que le generaba el efecto secundario de la medicación.

Aunque el Parkinson es incurable actualmente, este comercial bilbaíno decidió buscar una solución y “me enteré de la posibilidad de la operación”.

De esta manera, conoció la Cirugía del Parkinson en la que Clínica Universidad de Navarra es pionera en su introducción.

Hace más de diez años, los especialistas intervinieron a Josetxo. Colocaron dos electrodos en los núcleos subtalámicos, estructura que está hiperactiva en la enfermedad. Posteriormente introdujeron una batería, con unos cables de extensión, que da corriente continua a estos núcleos. Los especialistas de Clínica programaron los impulsos y, en palabras de Josetxo, “es como volver a ver el cielo, porque el temblor y la dificultad para caminar han desaparecido hasta hoy”.

Los electrodos son una parte más del organismo de Josetxo: “Si las orejas me ayudan a oír, los electrodos me ayudan a quitar el temblor”, afirma.

Josetxo ha recuperado la normalidad y está más motivado. Disfruta de una vida sin temblor.