Investigadores del CIMA Universidad Navarra han hallado un gen que potencia la multiplicación celular en el carcinoma escamos de pulmón, el cáncer pulmonar más frecuente en España.

Más en concreto, los investigadores han identificado un nuevo mecanismo por el que algunas células tumorales son más agresivas. Lo han hecho al identificar que este gen, al que han llamado SWINGN, está expresado en algunas células tumorales y su acción provoca que éstas se vuelvan más agresivas.

Para ello, han analizado secuencias largas de ARN no-codificante (lncRNA, por sus siglas en inglés), unas moléculas implicadas en la regulación del genoma y la expresión de los genes. En concreto, han investigado la unión de este tipo de moléculas de ARN con la proteína SMARCB1, cuya alteración se asocia a la aparición de tumores.

“Al observar esta relación hemos descubierto SWINGN, un lncRNA que se asocia con SMARCB1 exclusivamente en condiciones de proliferación celular, ejerciendo un papel pro-oncogénico en algunos tipos de tumores”, señalan los investigadores.

Influencia de SWINGN en varios tipos de cáncer

Al analizar el mecanismo por el cual SWINGN promueve la oncogénesis, los investigadores observaron que induce la activación de un importante oncogén sobreexpresado en muchos cánceres, denominado GAS6.

“Esta observación del laboratorio ha sido confirmada analizando varias muestras de tumores. Hemos detectado una correlación positiva entre la expresión de SWINGN y GAS6 principalmente en el carcinoma escamoso de pulmón, obteniéndose resultados similares en el carcinoma invasivo de mama, mientras que no hubo correlación en el adenocarcinoma de colon”, explican desde CIMA.

A su vez, “SWINGN no solo activa la expresión de GAS6, sino de un grupo de genes que conjuntamente promueven la mayor proliferación de las células tumorales”.

Este estudio presenta a SWINGN como una nueva diana terapéutica contra el cáncer y “podría representar un tipo de mecanismo utilizado también por otros genes causantes de diversos cánceres”, señalan.

Además de avanzar en esta investigación, el siguiente paso de los investigadores es encontrar un fármaco capaz de inhibir este gen para que las células cancerígenas pierdan su capacidad tumoral.

La investigación se ha publicado en Nature Communications.