Los tres quirófanos incluyen un equipo de resonancia magnética y dos brazos robotizados para examinar al paciente durante la operación

La Clínica Universidad de Navarra ha instalado un complejo quirúrgico guiado por la imagen. Se trata de tres quirófanos, dotados de una resonancia magnética de alto campo, además dos equipos de hemodinámica y arteriografía robotizados de última generación Artis Zeego, capaces de realizar imágenes intravasculares o de tomografía con reconstrucción en 3D que permiten comprobar la eficacia de una operación al momento y mejorarla si es preciso.

Los quirófanos han supuesto una inversión de tres millones de euros, y ocupan una superficie de 464 metros cuadrados. De esta forma, la Clínica Universidad de Navarra suma ya un total de dieciocho quirófanos.

Comprobar la efectividad de la operación in situ

De esta forma, los cirujanos de la clínica podrán lograr la máxima precisión intraoperatoria, comprobando al momento el resultado de esta, aportando una mayor seguridad al paciente. Por ejemplo, el equipo permite asegurarse de que se ha retirado todo el tumor.

“Son los mejores equipos para efectuar un control de calidad de la cirugía en el mismo momento de realizarla. Nos permiten conocer si el tratamiento quirúrgico ha sido todo lo preciso y eficaz que debería”, apunta el Dr. Ricardo Díez Valle, especialista en neurocirugía de la CUN.

Se trata del único centro hospitalario de España con esta tecnología, y el único en Europa que integra esta zona en el área de intervenciones. “Es comparable a la cabina de un avión, donde toda la tecnología está a su alrededor”, explica el Dr. Ignacio Bilbao, coordinador del Área de Radiología.

Obteniendo la mejor imagen del paciente

Uno de los tres quirófanos se ha situado frente a la sala de la recién estrenada resonancia magnética (RM) de 3 Tesla, la mayor potencia utilizada actualmente para el estudio por imagen del organismo humano.

La otras dos salas híbridas incorporan un detector plano y un tubo de rayos X instalado en un brazo robótico de seis ejes, que permite alcanzar la posición necesaria para obtener una imagen óptima de cada paciente en la zona que requiera el cirujano en cualquier momento de la operación.