En muchas ocasiones, es frecuente sentirse cansado, desmotivado y con cambios de humor.

Aunque estos síntomas pueden aparecer con mayor frecuencia en primavera, también pueden presentarse durante todo el año y acabar afectando a nuestra salud.

Expertos de Clínica Universidad de Navarra destacan cuatro hábitos que afectan de forma directa en la fatiga.

Dieta desequilibrada

Una dieta baja en hidratos de carbono, pobre en hierro o en vitamina B12 ácido fólico puede provocar anemia. Esto ocurre con más frecuencia en mujeres en edad fértil.

Por eso, es importante seguir una dieta equilibrada y rica en nutrientes que aporten energía. Además, ha de hacerse “cinco comidas al día para que el cuerpo no sufra hipoglucemias”.

Falta de sueño

Una de cada tres personas sufre trastornos de sueño. Se detecta cuando padecemos insomnio de conciliación, nos desvelamos durante la noche, roncamos excesivamente o damos patadas involuntarias.

Después, al despertarnos por la mañana, tenemos la sensación de no haber tenido un sueño reparador, por eso nos sentimos cansados y padecemos somnolencia diurna. Cuando ocurre esto, los expertos de Clínica aconsejan seguir unas rutinas adecuadas a la hora de dormir.

  • Hacer una cena ligera tres horas antes de acostarse.
  • Intentar dormir 8 horas todos los días.
  • No consultar el ordenador o el móvil antes de irse a la cama.

Falta de ejercicio físico

La sociedad actual es cada vez más sedentaria. Esto conlleva una composición corporal alterada, con exceso de grasa y poca masa muscular.

El exceso de grasa puede agravar el cansancio, ya que llevamos más lastre de grasa con menos masa muscular. Si se pierde peso, disminuye el reflujo gastroesofágico y, consecuentemente, los microdespertares por la noche. De esta forma, la sensación es un sueño reparador.

Por ello, son aconsejables las actividades deportivas: “Es importante realizar cinco días de ejercicio físico aeróbico de intensidad moderada (caminar, correr, nadar o bici) y dos sesiones a la semana de actividad física de fuerza para ganar una mayor masa muscular y una mayor vitalidad”.

Falta de descanso físico y mental

El estrés en el trabajo (https://noticias.acunsa.es/las-causas-estres-laboral/)  o el ritmo de vida acelerado provocan que no seamos capaces de desconectar de las situaciones. Es importante buscar momentos para descansar de forma física y mental. Actividades como la lectura, escapadas al campo, planes de ocio familiares o con amigos son excelentes opciones.