La neuralgia del trigémino es un trastorno neurológico de dolor crónico que afecta al nervio trigémino.

Este nervio craneal está compuesto por tres nervios principales: el nervio oftálmico, maxilar y mandibular. Y cuando ocasiona dolor, éste es intenso, agudo, superficial, de carácter punzante o eléctrico.

“En la práctica clínica, se considera a la neuralgia del trigémino como la aflicción más dolorosa. Por ello, una valoración neurológica adecuada es muy importante para distinguirlo de otro tipo de dolores cráneo-faciales», explican los especialistas de Clínica Universidad de Navarra.

¿Qué provoca la neuralgia del trigémino? | Síntomas de la neuralgia del trigémino | ¿Cómo saber si se padece neuralgia del trigémino? | ¿Cuál es el tratamiento ante la neuralgia del trigémino?

¿Qué provoca la neuralgia del trigémino?

El origen de la neuralgia del trigémino es idiopático, es decir, o se desconoce o su irrupción es espontánea.

“Se le ha relacionado con una irritación del nervio trigémino porque se comprime un vaso, una arteria o una vena, o de forma muy infrecuente por la compresión debida a un tumor, que supone entre el 0,8 y 3% total de casos”, explican los expertos.

Añaden además que entre el 1 y 2% de los pacientes con esclerosis múltiple pueden desarrollar neuralgia del trigémino.

Síntomas de la neuralgia del trigémino

Aunque el dolor puede ser espontáneo, sí es habitual la presencia de zonas gatillo que se activan ante determinados estímulos, como masticar, hablar, comer, lavarse los dientes o bostezar.

“Este dolor suele durar de un segundo a dos minutos y suele respetar el sueño”.

Además, es habitual que aparezca en el lado derecho (60%), siendo bilateral en sólo 1-6% de los casos.

¿Cómo saber si se padece neuralgia del trigémino?

El diagnóstico de la neuralgia del trigémino se basa fundamentalmente en la sintomatología del paciente:

  • Lugar del dolor,
  • Momento del inicio,
  • Desencadenantes,
  • Intervalos libres de dolor,
  • Medicación.

La exploración física se basa en la evaluación sensitiva facial, reflejo corneal y evaluación de los músculos masticadores.

También, el diagnóstico se apoya en pruebas de neuroimagen, siendo la más habitual la resonancia magnética de alto campo, para observar bucles vasculares y comprensiones de vasos sobre el nervio trigémino que pueden provocar el dolor. También permite descartar tumores y otras enfermedades.

Esta patología pasa desapercibida en los estudios convencionales de resonancia magnética

¿Cuál es el tratamiento ante la neuralgia del trigémino?

El tratamiento farmacológico es la primera opción terapéutica y es efectivo en un 80-85% de los pacientes que quedan libres de dolor a largo plazo.

Los especialistas pautan medicaciones específicas. Los analgésicos habituales no suelen ser útiles para controlar el dolor.

Si los fármacos no son eficientes, los especialistas optan por procedimientos de radiofrecuencia y técnicas quirúrgicas que llegan a “aliviar e incluso curar los síntomas en un elevado porcentaje de pacientes”.

Los más habituales son la descomprensión microvascular, que consiste en interponer un material aislante para que el latido, la pulsación, o el movimiento mascular no sea trasmitido hasta el nervio trigémino y se reduzca la irritación y el dolor; o la termocoagulación retrogasseriana. En este caso, su objetivo es destruir selectivamente las fibras del dolor y con ello disminuir las molestias que produce.