Salud y tecnología

Los videojuegos y su uso saludable en niños

Videojuegos y niños
Cada vez se tiene acceso a los videojuegos a más temprana edad, por eso se debe gestionar de manera correcta el uso, en especial en niños.

Uno de cada cuatro menores españoles utiliza videojuegos. Sus efectos en los adolescentes y sobre todo en los niños han sido muy discutidos, siendo catalogados habitualmente como nocivos especialmente para éstos últimos.

Según estudios recientes, el uso sería perjudicial dependiendo del tipo de juegos utilizados, su contenido y el tiempo dedicado a ellos.

Efectos nocivos de los videojuegos

Se han comprobado ciertos efectos perjudiciales sobre la salud de los niños derivados del uso de videojuegos.

Problemas debidos al uso incontrolado

El uso incontrolado puede suponer un desorden grave en la vida de los menores. Pierden el control sobre el juego y se obsesionan con él, apartando las demás tareas. Cuando se utiliza diariamente la situación es de alto riesgo y afecta comúnmente a otros aspectos de la vida ordinaria.

En casos extremos, se puede incluso producir una ruptura con la vida social, lo que lleva a un aislamiento y potencia el individualismo. El niño puede huir del mundo real y encerrarse en el virtual.

La atención que pone en el juego provoca agotamiento y cansancio del sistema nervioso. Puede incluso llevar a un deterioro del rendimiento académico, con poca capacidad de atención y desinterés por las actividades escolares.

Además, el uso excesivo se relaciona también con un mayor riesgo de desarrollar un sedentarismo nocivo para la salud del niño o adolescente. Si a eso se le suma el consumo de alimentos perjudiciales, como chucherías, aparece el sobrepeso y obesidad.

Para los ojos también es muy malo el uso continuo y prolongado de pantallas, y se intensifican los dolores de cabeza.

Problemas derivados del contenido

Los efectos perjudiciales sobre la salud del niño dependen también del contenido de los videojuegos. Son especialmente nocivos los violentos o con contenido racista o sexista. El problema está en que muchas veces se permite a los utilizar juegos que no son recomendables para su edad. En la infancia y adolescencia el desarrollo de la personalidad depende, entre otras cosas, de modelos o estereotipos sobre los que centran su atención.

También cabe remarcar que si se centra el interés en un tipo de juegos determinados, la práctica se vuelve repetitiva y le limita la creatividad.

Problemas derivados del coste económico

Por último, también provoca una presión consumista sobre los menores y un coste muy elevado para sus padres, ya que en general son bastante caros. No hay que olvidar que el interés sobre un determinado juego suele ser limitado. Normalmente cuando se ha dominado se busca otro, estableciendo un ritmo cíclico perjudicial.

Además, la posesión de estos aparatos supone un elemento de discriminación frente a otros niños que no pueden disponer de ellos.

Efectos positivos de los videojuegos

Aún así, el empleo correcto de los videojuegos tiene efectos positivos. Si los menores intercambian juegos favorecen el contacto social y la participación en actividades comunes. Además, así pueden ahorrar al no tener que comprarse más. Es recomendable que los padres fomenten este tipo de intercambios, siempre controlados.

Otro de los puntos positivos es la adquisición de una mayor capacidad par ala constancia en el esfuerzo. Al perder en múltiples ocasiones, aumenta la tolerancia frente al fracaso y la conciencia de la importancia de poner empeño en intentarlo de nuevo. La rapidez en la toma de decisiones predispone al niño a actuar de esa forma también en la vida real, algo que aumenta sus reflejos.

Los videojuegos también son especialmente beneficiosos para favorecer la coordinación visual y manual. Potencian la adquisición de habilidades manuales y estimulan la memoria y la capacidad para retener conceptos númericos e identificación de colores. Se facilita así el contacto del niño con el entorno informático.

Recomendaciones de la Clínica Universidad de Navarra

Como ocurre en la mayoría de las actividades, la utilización de este tipo de juegos puede ser beneficiosa o perjudicial dependiendo del uso que se hace de ellos. La Clínica Universidad de Navarra da estas recomendaciones:

  1. Controlar el tiempo dedicado a su uso:
  2. Vigilar el contenido de los videojuegos:
  3. Potenciar la vida familiar:
  4. Detectar situaciones de alto riesgo. Entre las posibles anomalías que podemos observar pueden estar las siguientes:
  • Uso compulsivo de la videoconsola como por ejemplo, encenderla nada más levantarse, aprovechar cualquier tiempo libre por pequeño que sea para usarla o acudir a ella de forma precipitada cuando acaban otras tareas.
  • Aparición de cambios en el comportamiento (impulsividad, violencia) y en el rendimiento escolar.
  • Desarrollo de un individualismo exagerado.
  • Abandono de otras actividades o aficiones como el deporte, la lectura o las salidas con los amigos.
  • Realización de pequeños hurtos y la consecuente negación del problema cuando se le interroga.

Si se llega a ese punto será conveniente recurrir al consejo de profesionales.

Solo ACUNSA puede ofrecerle la última tecnología médica de Clínica Universidad de Navarra y darle acceso a otra forma de hacer medicina.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Infórmese sin compromiso sobre las pólizas de salud de ACUNSA
Solicite información