Historias

Turia Pitt, un Iron-man tras 864 días en el hospital

Turia Pitt

Turia Pitt se vio envuelta en un incendio y sufrió quemaduras en el 65% del cuerpo. Cinco años después completó el Iron-man de Hawai

Con 24 años, era una modelo que había destacado en medios nacionales australianos. Sin embargo, todo cambió en 2011, mientras participaba en una ultramaratón benéfica. Turia Pitt se vio atrapada en un incendio en medio de un bosque, algo habitual en ciertas zonas de la isla. Sufrió quemaduras en el 65% del cuerpo y el médico le dijo que no volvería a correr. Se equivocó.

Pasó un mes en coma, en estado crítico, y había serias dudas sobre si podría sobrevivir. Pero ella estaba decidida a seguir adelante. “Cuando el médico me dijo que no volvería a correr pensé ‘¿Ah, si? Un día correré un Iron-man'”. Y eso que había pasado de pesar 65 kilos a apenas 45, y tuvo que volver a aprender a andar, a sentarse y a hablar.

Su familia y, especialmente su novio -Michael Hoskin, hoy su marido- fueron sus principales apoyos. La visitaban cada día en el hospital y la obligaban a salir de la cama, animándola a entrenar para su Iron-man.

Turia Pitt: 200 operaciones antes de un Iron-man

Pasaron cinco años y 200 operaciones hasta que Turia pudo cumplir su reto. Fue el 8 de mayo de 2016, cuando logró completar el Iron-man de Australia, que tiene lugar en Port Macquarie, con un tiempo de 13 horas 24 minutos y 42 segundos. Pero eso no sería suficiente para ella.

El pasado 8 de octubre logró una hazaña todavía mayor: completar el Iron-man de Hawai, uno de los más duros del mundo, y lo hizo en un tiempo de 14 horas, 37 minutos y 30 segundos. Ocho kilómetros a nado, 180 en bicicleta y, para acabar, una maratón de 42,2 kilómetros.

Su cuerpo no podía regular su temperatura

Para cualquier persona, completar dos pruebas como estas es un reto excepcional, pero Turia se enfrentaba a dificultades añadidas. Tras el incendio, su cuerpo ya no es capaz de regular su propia temperatura, por lo que tuvo que vestir ropa especial -blanca y con manguitos de refrigeración- para enfrentarse al calor y la temperatura de la isla.

También tuvo que usar frenos especiales en la bicicleta para poder soportar el dolor que siente en las manos. Pero finalmente pudo demostrar que el médico se equivocaba, y que todo es posible cuando hay suficiente voluntad.

A través de ACUNSA, los asegurados pueden acceder en Clínica Universidad de Navarra a novedosos tratamientos médicos y ensayos clínicos que ninguna otra Compañía de seguros de salud garantiza.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Infórmese sin compromiso sobre las pólizas de salud de ACUNSA
Solicite información