Salud y tecnología

Trucos para dormir rápidamente y no dar vueltas en la cama

Trucos para dormir

Evitar las pantallas, enfriar la habitación e incluso intentar no caer en los brazos de Morfeo son algunos de los trucos para dormir que pueden ayudarnos a no dar vueltas en la cama

Meterte en la cama y tardar mucho en dormirte puede ser una de las cosas más desesperantes que te pueden pasar. El exceso de sedentarismo y el estrés  hacen que a muchas personas les cueste conciliar el sueño por las noches.

La falta de sueño puede tener consecuencias en nuestra salud más allá del cansancio del día siguiente, y puede influir en el desarrollo de enfermedades como la diabetes. Por suerte hay trucos para dormir más rápidamente y no pasarte horas dando vueltas sobre ti mismo en la cama.

Aléjate de las pantallas

La luz de las pantallas de los teléfonos y de las tabletas pueden engañar a nuestro organismo haciéndole pensar que todavía es de día, frenando la producción de melatonina y evitando que nos quedemos dormidos. Esto es aplicable también a cualquier luz artificial. Si conseguimos no estar demasiado iluminados un rato antes de irnos a la cama, dormiremos antes.

Intentar no dormirse

Es posible que alguna vez te haya costado mantenerte despierto cuando debías, y en cambio al intentar dormirte, no lograrlo. Una de las principales razones por las que no logramos dormirnos es la ansiedad que nos causa el tener que dormir cuanto antes para aprovechar al máximo las horas de sueño. Un estudio de la Universidad de Glasgow mostró que aquellos voluntarios a los que se les pedía que se recostaran en una cama tratasen de no dormirse se dormían antes que a los que pedían que tratasen de hacerlo.

Hacer algo durante 10 minutos

Si llevas mucho rato en la cama sin poder hacer algo, es mejor levantarse y hacer algo durante 10 minutos, alguna actividad manual o intelectual. Eso sí, siempre manteniéndonos lejos de las pantallas que pueden desvelarnos aún más. Al cabo de 10 minutos vuelve a la cama.

No hagas ejercicio de noche y enfría la habitación

Es recomendable no hacer ejercicio entre cuatro y seis horas antes de irnos a dormir, ya que esto aumenta la temperatura corporal, algo que dificulta la conciliación del sueño. De hecho, lo ideal es que descienda la temperatura de nuestro cuerpo. Si nos damos una ducha caliente y luego entramos en una habitación más fría, este descenso será más brusco, predisponiéndonos mejor para dormir.

Solo ACUNSA puede ofrecerle la última tecnología médica de Clínica Universidad de Navarra y darle acceso a otra forma de hacer medicina.

1 Comentario

Haz click para comentar

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Infórmese sin compromiso sobre las pólizas de salud de ACUNSA
Solicite información