Historias

Team Hoyt: El padre que corría Iron-mans con su hijo paralítico

La fuerza de un padre permitió a su hijo participar en múltiples carreras deportivas a pesar de una parálisis cerebral

El 10 de enero de 1962 nacía Rick Hoyt. Durante el parto, el cordón umbilical se enrolló alrededor de su cuello, causándole una parálisis cerebral debido a la falta de oxígeno. Los médicos pensaron que nunca saldría del estado vegetativo. Sin embargo, gracias a la fuerza de su padre, Rick pudo cumplir su sueño de competir en Iron-mans. Eran el Team Hoyt.

Sus padres no perdieron la esperanza a pesar de la insistencia de los médicos en que se le internasen. Su madre le enseñó el alfabeto. El hecho de que su hijo les siguiera con la mirada a través de la habitación les hacía pensar que podía ser inteligente, y que quizá algún día se podrían comunicar.

Cuando tenía once años, sus padres pudieron equiparle con un pequeño ordenador que le permitía comunicarse. No sólo era inteligente, sino que en 1993 fue capaz de graduarse en Educación Especial por la Universidad de Boston.

Los inicios del Team Hoyt

Pero mucho antes de la universidad, comenzó a competir en distintas carreras junto a su padre. Eran el Equipo Hoyt. Fue en 1977, cuando Rick le preguntó a su padre si podían participar juntos en una carrera en beneficio de un jugador de Lacrosse de su instituto que había quedado paralizado.

Dick tenía 36 años y nunca había corrido, pero no dudo. Hicieron la carrera juntos, el padre empujando la silla de ruedas de su hijo. Tras la carrera, Rick dijo que mientras participaban se sentía como si no tuviera ninguna discapacidad. A partir de entonces Dick comenzó a entrenar cada día con una bolsa de cemento en la silla, porque Dick estaba en el colegio.

Recorriendo EEUU en bicicleta

Los hoyt han participado en 1.108 carreras, incluyendo 72 maratones y seis Iron-mans. Recorrieron EEUU en bicicleta en 1992, completando 6010 kms en 45 días. 32 veces participaron el la maratón de Boston, incluyendo la de 2013, que no completaron debido a los atentados en los que no fueron heridos.

Cuando nada, Dick se ata una cuerda con la que empuja un pequeño bote en el que va su hijo, y en bicicleta se acopla una silla en la que va Rick. Durante una carrera, Dick sufrió un ataque leve al corazón. Los médicos descubrieron que tenía una arteria obstruida al 95% y le dijeron que de no haber estado en tan buena forma habría muerto quince años antes. En cierta forma Dick y Rick se salvaron el uno al otro. Un excelente trabajo de equipo.

A través de ACUNSA, los asegurados pueden acceder en Clínica Universidad de Navarra a novedosos tratamientos médicos y ensayos clínicos que ninguna otra Compañía de seguros de salud garantiza.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Infórmese sin compromiso sobre las pólizas de salud de ACUNSA
Solicite información