Salud y tecnología

Retinosis pigmentaria, la ceguera nocturna y periférica

retinosis pigmentaria

La retinosis pigmentaria es una de las principales causas de ceguera en adultos, empezando con una lenta pérdida de visión nocturna y periférica

Se trata de la primera causa de ceguera causada por motivos genéticos en adultos. Cada 29 se septiembre se celebra el Día Mundial de la retinosis pigmentaria, un conjunto de enfermedades genéticas y degenerativas que afectan a la retina, causando que vaya perdiendo de forma progresiva sus células sensibles a la luz: primero a los bastones, encargados de la visión nocturna o lugares poco iluminados y más tarde  a los conos, encargados de detectar los colores.

La retinosis pigmentaria afecta a una persona de cada 3.700, teniendo una mayor incidencia entre hombres, que suponen un 60% de los casos, que entre las mujeres. Sin embargo, al ser un conjunto de enfermedades, no todas las retinosis pigmentarias tienen la misma severidad ni unos efectos iguales.

Predisposición familiar

Quienes sufren retinosis pigmentaria nacen con ella o con la predisposición a sufrirla. Sin embargo, la enfermedad no suele aparecer hasta más adelante. Normalmente lo hace entre los 25 y 40 años, aunque hay casos de menores de 20 años que la sufren y, en menor medida, también mayores de 50.

Las personas sanas con antecedentes familiares -portadores de la enfermedad- tienen de un 25% de posibilidades de que su descendencia esté afectada, en caso de los padres, y en caso de las madres, el dato se dispara a un 50% para sus hijos varones.

Síntomas de la retinosis pigmentaria

Los síntomas de la retinosis pigmentaria aparecen de forma lenta, lo que causa que muchos pacientes tarden en acudir al oftalmólogo. Sus principales síntomas son:

  • Reducción de la visión nocturna: Al ojo le cuesta adaptarse a condiciones de poca luminosidad
  • Pérdida de visión periférica: A medida que avanza la enfermedad afecta a las células encargadas de la visión periférica, pero se mantiene la visión central, causando una visión en túnel
  • Deslumbramiento ante excesiva luminosidad: La retinosis pigmentaria puede obligar al uso de gafas de sol. Muchos afectados perciben luces o pequeños flases en la periferia de su campo que dificultan la visión
  • Disminución de la agudeza visual: Dificulta la percepción de formas y objetos, y también puede causar una alteración en la apreciación del color, especialmente en el eje de los amarillos

Tratamiento

Actualmente no existe ningún tratamiento para la retinosis pigmentaria. Sin embargo, su incidencia hace que sea una de las enfermedades que más se está investigando. Algunos estudios muestran que la vitamina A puede tener un efecto beneficioso a la hora de retrasar el avance de la enfermedad. La terapia genética también está siendo explorada, valorando la posibilidad de introducción de genes sanos, e incluso se está estudiando la vía quirúrgica, a través de un transplante de retina.

Solo ACUNSA puede ofrecerle la última tecnología médica de Clínica Universidad de Navarra y darle acceso a otra forma de hacer medicina.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Infórmese sin compromiso sobre las pólizas de salud de ACUNSA
Solicite información