Salud y tecnología

Resonancia magnética ¿Cómo funciona y para qué sirve?

Resonancia magnética ¿Cómo funciona y para qué sirve?

La resonancia magnética es una técnica que permite obtener imágenes del interior del cuerpo y que valió a sus inventores el premio Nobel en 2003

La resonancia magnética se ha convertido en uno de los pilares del diagnóstico en las últimas décadas, permitiendo tener imágenes del interior del cuerpo sin necesidad de realizar complicados procedimientos invasivos que suponen importantes molestias para el paciente.

El nombre completo de este procedimiento es resonancia nuclear magnética, pero se suele evitar este termino dado que la palabra “nuclear” tiende a generar reacciones negativas. Además, la técnica tampoco se sirve de los mismos principios que la energía nuclear.

Historia de la anestesia: el descubrimiento que lo cambió todo

Paul Lauterbur inventó la resonancia magnética en 1971. Más tarde, a finales de esa década, Peter Mansfield refinó la tecnología. Logró que en vez de horas bastase con segundos para obtener una imagen. Por estos logros, y el avance que supusieron para la medicina, ambos fueron galardonados en 2003 con el Premio Nobel.

¿Cómo funciona una resonancia magnética?

La resonancia magnética funciona gracias a un fenómeno mediante el cual los átomos pueden absorber o emitir energía al ser excitados por señales de radiofrecuencia si están en el interior de un campo magnético intenso. De esta forma, por contraste, se pueden crear imágenes del interior del cuerpo denominados “cortes”.

Un equipo de resonancia magnética se compone de los siguientes elementos:

  • Un imán de tamaño suficiente para que una persona se introduzca dentro
  • Un emisor de radiofrecuencia
  • Las bobinas de gradiente que permiten regular el campo magnético
  • Una antena que recoge la señal de radiofrecuencia que emite nuestro cuerpo
  • Un ordenador que procesa las señales recibidas y las convierte en imágenes
  • Una camilla en la que se sitúa el paciente

Cada tipo de tejido responde de forma diferente a la excitación. Variando el campo magnético se puede seleccionar de forma progresiva distintas zonas del cuerpo para obtener las imágenes en forma de corte en cualquier dirección y zona del cuerpo, a partir de las cuales el médico elaborará un diagnóstico.

¿Cuándo se usa?

La resonancia magnética es ideal en los siguientes casos:

  • Estudio diagnóstico del sistema nervioso central
  • Estudio diagnóstico del abdomen
  • Estudio diagnóstico de la mama
  • Estudio diagnóstico de lesiones musculoesqueléticas

¿Qué contraindicaciones tiene?

En algunos casos, para obtener una imagen más clara, se inyectan contrastes de gadolinio, una sustancia de naturaleza tóxica pero que se trata para que el cuerpo lo pueda eliminar. Sin embargo, la sustancia sigue representando un riesgo para personas con insuficiencia renal.

Bacterias magnéticas como alternativa a la quimioterapia

Interactuar con cuerpos electromagnéticos también puede suponer un riesgo para pacientes con determinados implantes como pueden ser los marcapasos, aunque se están desarrollando técnicas que en un futuro inmediato les permitan someterse a estas pruebas sin riesgos.

También existen otras pequeñas contraindicaciones, como la generación de corrientes en el interior de los tejidos o en calentamiento del cuerpo, pero se trata de un riesgo pequeño y controlado.

Solo ACUNSA puede ofrecerle la última tecnología médica de Clínica Universidad de Navarra y darle acceso a otra forma de hacer medicina.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Infórmese sin compromiso sobre las pólizas de salud de ACUNSA
Solicite información