Salud y tecnología

¿Qué es un prión? Cuando las proteínas se convierten en infecciones

Un prión es una simple proteína, pero también un agente infeccioso capaz de causar enfermedades tan graves como la enfermedad de las vacas locas

Parásitos, hongos, bacterias y virus no son los únicos que pueden causar una infección. Hay algo más pequeño, más sencillo y más desconocido que también tiene la capacidad para causar estragos en tu cuerpo: los priones.

Un prión es, en esencia, una proteína que es capaz de causar alteraciones en el cuerpo de los animales -afectan por igual a todas las especies-. Son, por ejemplo, responsables de la enfermedad de Creutzfeldt-Jakob, el mal de las vacas locas.

Aunque los investigadores Tikvah Alper y John Stanley Griffith teorizaron sobre la existencia de los priones ya en los años 60, su existencia no fue confirmada hasta 1982 gracias a Stanley B. Prusiner, quien investigaba una serie de enfermedades crónicas del sistema nervioso central. Gracias a su descubrimiento ganó el Premio Nobel de Medicina en 1997.

¿Cómo actúa un prión?

Un prión es una proteína rota, mal formada o mal doblada, que tiene la capacidad de modificar proteínas similares en nuestro cuerpo. Las distintas proteínas se unen formando uno de los elementos básicos de la vida: los aminoácidos.

Estos, a su vez, se unen formando formas más complejas, organizando las proteínas en nuevas formas, llamadas estructuras terciarias. El prión impide que la estructura terciaria se forme correctamente y acaba provocando que todas se rompan. Es decir, cuantas más estructuras se rompan, más priones habrá en el cuerpo.

En la sencillez está su peligro

Además, al tratarse de simplemente proteínas, el sistema inmunitario de nuestro cuerpo las ignora. Esta sencillez también hace que sean perfectamente transmitibles entre especies animales, ya que muchas de las proteínas son compartidas.

A día de hoy los priones siguen siendo misteriosos, y de hecho no fue hasta 2013 que apareció el primer tratamiento efectivo contra ellos. Se sabe también que existen priones no patógenos que ayudan en determinadas funciones del cuerpo, pero se desconoce con exactitud cómo funcionan.

A pesar de su sencillez, los priones pueden resultar letales, consiguiendo, por ejemplo, convertir el cerebro en una esponja. Y todavía queda mucho para comprenderlos en su totalidad.

Solo ACUNSA puede ofrecerle la última tecnología médica de Clínica Universidad de Navarra y darle acceso a otra forma de hacer medicina.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Infórmese sin compromiso sobre las pólizas de salud de ACUNSA
Solicite información