Salud y tecnología

El pan, ¿es dieta mediterránea?

¿Es el pan dieta mediterranea? Esta pregunta ha sido protagonista de un intenso debate. El doctor Miguel Ángel Martínez-González respondió a esta y otras preguntas en una entrevista a El País Semanal

El Dr. Miguel Ángel Martínez-González, catedrático de la Universidad de Navarra y profesor visitante de Harvard ofreció una entrevista a El País Semanal. En ella hablo de cómo lograr tener una dieta equilibrada, cuáles son las estrategias que usan hoy en día las empresas de alimentación o el porqué le cuesta tanto a la gente adelgazar son preguntas claves para entender el futuro de la alimentación.

Miguel Ángel Martínez-González forma parte del equipo directivo del proyecto PREMIDED, la investigación más amplia que se ha realizado sobre la influencia de la dieta mediterránea en la salud, principalmente en las patologías cardiovasculares y la diabetes: de una muestra de 7.500 participantes reclutados en toda España durante una década se ha demostrado que esta reduce en un 66% los problemas circulatorios, en un 30% los infartos e ictus y en un 68% el riesgo de cáncer de mama.

El pan, fundamentalmente almidón

“Hemos debatido mucho si el pan es dieta mediterránea o no”, explica el doctor. “La conclusión a la que hemos llegado es que el pan blanco es uno de los problemas más graves que tenemos en España. La gran mayoría lo consume y, además, se hincha. Conviene saber que es fundamentalmente un almidón, y nuestro cuerpo es supereficiente transformando el almidón en azúcar. Es como tomar glucosa. Basta con poner un poco de miga en la boca, enseguida sabe dulce”.

“La industria en quita el grano entero porque las harinas refinadas aguantan mejor”, cuenta. “Son muy útiles comercialmente, pero les quitan la parte más nutritiva y que permite que se absorban los azúcares más lentamente. El pan blanco es un combustible de rápida absorción. Y eso, especialmente cuando ya se tiene sobrepeso, cierta resistencia a la insulina, es una bomba. Habría que consumir menos y, preferiblemente, integral”.

El abandono de la dieta mediterranea

“Mucha gente dice que conoce y sigue la dieta mediterránea. Pero la realidad es que las generaciones jóvenes han incorporado la norteamericana. Se come demasiada carne roja y procesada. No quiero decir que tengamos que hacernos vegetarianos. Pero la evidencia científica indica que, a medida que se aumenta el porcentaje de proteínas vegetales sobre las animales, se reduce brutalmente la mortalidad cardiovascular y por cáncer”.

“La dieta mediterránea, sobre todo el consumo de aceite de oliva virgen extra, frutos secos, frutas, verduras y legumbres, es la mejor opción. Después, mejor comer pescado que carne y, esta, preferentemente de ave o conejo. También conviene reducir el consumo de azúcar y sal, y llevar una vida menos sedentaria. Usar más las escaleras y menos el ascensor”.

Solo ACUNSA puede ofrecerle la última tecnología médica de Clínica Universidad de Navarra y darle acceso a otra forma de hacer medicina.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Infórmese sin compromiso sobre las pólizas de salud de ACUNSA
Solicite información