Historias

Pablo Vásquez: el Ironman con síndrome de Down

Pablo Vásquez: el Ironman con síndrome de Down

Pablo Vásquez quería mostrar que las personas con síndrome de Down pueden alcanzar cualquier objetivo que se propongan, y para ello decidió participar en el Ironman de Pucón

Terminar un Ironman es una tarea extremadamente complicada. No solo requiere un estado físico perfecto, sino que también se necesita una cabeza capaz de soportar el sufrimiento que conlleva tantos kilómetros son apenas descanso. En pasado 15 de enero Pablo Vásquez se convirtió en el primer triatleta con síndrome de Down en completar el Ironman de Pucón que cada año se celebra en la región chilena desde 1986.

Concretamente, la prueba que completó fue una Half Ironman, en la que tuvo que recorrer 1,9 kilómetros a nado en el lago Villarrica, 90 kilómetros en bicicleta y 21 kilómetros corriendo. Lo consiguió después de dos meses de intenso trabajo.

Tim Harris: creando el restaurante más cariñoso del mundo

Pablo Vasquez: luchando por la autonomía

La razón que llevó a Pablo a afrontar este reto fue demostrar que a pesar de sufrir síndrome de Down se puede ser plenamente autónomo, aunque para ello deben desarrollar su cuerpo. Él, a sus 23 años, es actor y deportista, y ha aprendido a no dejar que nada se le ponga por delante.

“En ocasiones son los padres quienes deben soltar a sus hijos” explica. “Están asustados de que les pueda pasar algo. Pero es importante que los suelten, pueden hacerlo solos”. “No me importa perder, ganar es posible, pero lo más importante es trabajar”.

Dos meses de entrenamiento

Para enfrentarse al reto, Pablo contó con la ayuda de Valentina Carvallo, la primera chilena en lograr ganar la carrera -en dos ocasiones, en 2013 y en 2014-. Además de guiar al joven en su preparación en los dos meses previos a la carrera, también lo acompañó durante el recorrido.

A pesar de su experiencia como atleta de élite, Pablo no dejó de sorprenderla. “En los entrenamientos, se caía, le tenía que hacer curas en las heridas y aun así era capaz de después meterse en la piscina y acabar el entreno”, cuenta. “En la carrera no podía creer que Pablo haya completado los cinco giros sin haber caído en el tramo de bicicleta. Su velocidad no es la misma que todos, pero lo hizo espectacular”.

Turia Pitt, un Iron-man tras 864 días en el hospital

Una lección espectacular que demuestra que con trabajo -aperrando, como dice Pablo- es posible superar todas las limitaciones, y una muestra que las personas con síndrome de Down pueden hacer cualquier cosa que se propongan.

A través de ACUNSA, los asegurados pueden acceder en Clínica Universidad de Navarra a novedosos tratamientos médicos y ensayos clínicos que ninguna otra Compañía de seguros de salud garantiza.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Infórmese sin compromiso sobre las pólizas de salud de ACUNSA
Solicite información