Historias

El tetrapléjico que volvió a andar junto a su bebé

tetrapléjico que volvió a andar

Tras quedar completamente paralizado, pudiendo mover sólo los ojos, Mark volvió a aprender a hablar y moverse conjuntamente con su hija recién nacida

Con solo 22 años y dos semanas después de haber sido padre de Lola-Rose, Mark Ellis sufrió un derrame cerebral que no sólo le dejó tetrapléjico, sino que también le dejó sin capacidad de hablar. Los médicos le diagnosticaron síndrome de enclaustramiento debido a una lesión en el tallo cerebral a nivel de la protuberancia anular.

Su permiso de paternidad acababa de terminar y era el primer día de vuelta al trabajo. Mark fue a coger el teléfono y se dio cuenta que no podía hablar. Le llevaron al hospital, porque ya no podía ni hablar.

Posibilidades mínimas de supervivencia

“Me dijeron que tenía que decidir si le mantendríamos con vida artificialmente”, explica su mujer. “No sabía que hacer y me dijeron que tenía hasta el día siguiente para decidir. Cuando volví, había abierto los ojos”.

Pudiéndose comunicar únicamente a través del parpadeo y del movimiento ocular, los médicos le dieron unas posibilidades de supervivencia mínimas. De hecho, el 90% de los afectados por esta dolencia mueren en los cuatro meses siguientes de aparecer el síndrome.

Imitando a su hija

Pero ese no fue el caso de Mark. Cuando despertó del coma que los médicos le habían inducido tras la apoplejía, el británico comenzó a imitar a su bebé, que ya balbuceaba y gateaba. Cuando la pequeña comenzó a decir sus primeras palabras, el padre también. Incluso comenzaron a comer alimentos sólidos a la vez.

El segundo aprendizaje de Mark fue asombrosamente parejo al de su hija, y sólo una semanas y media después de que Lola-Rose diera sus primeros pasos, el padre hizo lo mismo.

La paternidad, una fuerza motivadora

Ocho meses después de sufrir la apoplejía, Mark volvió a casa con la ayuda de un andador. Mark continuó con su proceso de aprendizaje junto a su hija, utilizando los mismos juguetes, libros y aplicaciones de tableta que utiliza su mujer para recuperar todas las funciones.

Es muy raro que las personas afectadas por el síndrome de enclaustramiento, pero en el caso de Mark la presencia de su hija fue una fue una fuerza motivadora, que le sirvió de motor para protagonizar esta historia de superación.

A través de ACUNSA, los asegurados pueden acceder en Clínica Universidad de Navarra a novedosos tratamientos médicos y ensayos clínicos que ninguna otra Compañía de seguros de salud garantiza.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Infórmese sin compromiso sobre las pólizas de salud de ACUNSA
Solicite información