Salud y tecnología

Qué hacer ante un golpe de calor

golpe de calor

El golpe de calor se da cuando el aparato termoregulador no es capaz de controlar la temperatura corporal y esta sube. Aunque normalmente es algo leve, puede causar coma e incluso la muerte

El verano es una época del año en la que disfrutamos de las buenas temperaturas, en la playa, en la piscina o en terrazas. Sin embargo, las temperaturas veraniegas también suponen un riesgo en determinadas situaciones. Esto es lo que debes hacer ante un golpe de calor.

En la mayoría de casos, un golpe de calor es un problema menor, sin embargo hay casos en los que puede llevar al coma o incluso a la muerte, algo que es especialmente problemático en enfermos y ancianos. El golpe de calor se da cuando el sistema termoregulador no logra controlar la temperatura corporal superando los 37 habituales, o incluso los 40.

Hay dos tipos de golpes de calor, el clásico y el causado por el esfuerzo físico. El clásico es el que suele darse en ancianos y enfermos, en una actividad sedentaria y en el que la transpiración puede estar ausente. El causado por el esfuerzo físico se suele dar en personas jóvenes durante la actividad física intensa y muestra transpiración abundante.

Síntomas y causas de los golpes de calor

Las causas más habituales son el calor ambiental y el ejercicio físico, aunque también se puede deber al consumo de drogas, enfermedades que afectan a la capacidad de sudar o a la alteración de los mecanismos moderadores de la temperatura corporal.

Los síntomas de un golpe de calor incluyen:

  • Cansancio
  • Dolores musculares,
  • Dolor de cabeza
  • Náuseas
  • Hipotensión
  • Pérdida del conocimiento.

En caso de que la situación sea más grave, pueden darse:

  • Lengua seca
  • Orín oscuro
  • Piel roja y seca
  • Dificultad para respirar
  • Pulso débil
  • Sed intensa
  • Vómitos

Qué hacer en caso de un golpe de calor

En caso de que aparezcan síntomas de un golpe de calor, hay que situar al paciente recostado y con los pies en alto, en una zona a la sombra, fresca y donde corra el aire, además de aflojarle la ropa. Es recomendable refrescar la piel con toallas húmedas. Si presenta un buen nivel de conciencia y no vomita, hay que darle agua en pequeños tragos. No hay que suministrar líquidos azucarados, que pueden aumentar la deshidratación.

Si la situación es más grave, además de llamar a los servicios de urgencia, se puede bañar o duchar al paciente con agua fría para rebajar la temperatura unos grados.

Para prevenir posibles golpes de calor, hay que evitar salir al exterior en las horas centrales del día, así como el ejercicio físico en este periodo. Es mejor vestir con colores claros y cubrirse la cabeza. Lo óptimo es evitar comidas pesadas y evitar el alcohol, que facilita la deshidratación. En contra de lo que pueda parecer, también es mejor no ducharse con agua muy fría, ya que primero contrae los vasos sanguíneos para luego dilatarlos, lo que aumenta la sensación de calor.

Solo ACUNSA puede ofrecerle la última tecnología médica de Clínica Universidad de Navarra y darle acceso a otra forma de hacer medicina.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Infórmese sin compromiso sobre las pólizas de salud de ACUNSA
Solicite información