Salud y tecnología

Consejos para evitar lesiones esquiando

evitar lesiones esquiando

El 40% de las lesiones esquiando se dan en la rodilla. Una preparación adecuada durante los meses previos puede fortalecer la rodilla y que resista mejor los giros y golpes

Con el invierno llega la temporada de esquí, y son muchos los que se disponen para pasar fines de semana y vacaciones para disfrutar deslizándose sobre la nieve. El esquí no es un deporte de riesgo, si bien es cierto que hacerse daño con su práctica es algo que puede ocurrir con una cierta frecuencia debido en muchos casos a la masificación. Pero hay formas de evitar lesiones esquiando.

Aunque en los últimos años la incidencia de lesiones craneales ha aumentado durante la práctica del esquí, la rodilla sigue copando un 40% de los traumatismos sobre la nieve, siendo esguinces, luxaciones, roturas de ligamentos y daños en el menisco.

Ganar flexibilidad: ¿Para qué sirve y cómo lo hago?

La rodilla es la articulación más grande del cuerpo y la que soporta todo el peso del cuerpo, quedando especialmente expuesta durante la práctica del esquí.

Preparación y calentamiento, claves para evitar lesiones esquiando

Dado que la rodilla concentra gran parte del riesgo de lesión, es muy recomendable reforzarla con la práctica de otros deportes como el ciclismo, ejercicios aeróbicos o la natación. Lo óptimo es comenzar a entrenar unos dos meses antes de comenzar la temporada de esquí. De esta forma las estructuras de la rodilla -músculos y ligamentos- estarán más fuertes y serán capaces de sostener la estructura incluso ante ciertas caídas y golpes.

Un buen calentamiento antes de comenzar a esquiar también puede ayudar a reducir el riesgo de lesión. Además, deberemos evitar giros bruscos de rodilla, para lo que se recomienda colocar el muslo descendiente en la misma línea que el esquí descendiente. En caso de que la rodilla rote con el esquí fijo, levantar el esquí evitará una lesión del ligamento cruzado o del menisco.

Equipo adecuado y precaución

Debemos procurar llevar casco, especialmente en momentos de masificación, donde podemos quedar expuestos a imprudencias ajenas. Además, otra lesión común es el pulgar de esquiador, que ocurre cuando el pulgar se queda enganchado con la correa del bastón. Existen bastones que la liberan de forma automática, evitando así una posible lesión.

Consejos para curar una lesión de rodilla

Además, se debe esquiar siempre por zonas habilitadas y evitar ir fuera de pistas. Obviamente, no debemos esquiar bajo los efectos del alcohol, y descansar e hidratarnos adecuadamente mientras estemos esquiando.

Solo ACUNSA puede ofrecerle la última tecnología médica de Clínica Universidad de Navarra y darle acceso a otra forma de hacer medicina.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Infórmese sin compromiso sobre las pólizas de salud de ACUNSA
Solicite información