Salud y tecnología

Cuidados de un bebé prematuro

Cuidados de un bebé prematuro

Aunque cualquier recién nacido requiere atención, los cuidados de un bebé prematuro son algo especiales y necesita siempre el seguimiento por parte de un especialista

Un bebé necesita muchos cuidados, pero los prematuros requieren aun más, lo que obliga a extremar todos los cuidados. Un bebé de menos de 37 semanas o que al nacer pesa menos de 1,3 kilos está en riesgo, situación que se extiende durante los dos primeros años de su vida.

En sus primeros meses es mejor que el bebé prematuro permanezca en casa, siempre cerca de la madre. En caso de necesitar un traslado, lo óptimo es una sillita o tenerlo en brazos, y sobre todo no dejarlo solo por si sufre alguna apnea que puede ponerlo en peligro.

No al alcohol y al tabaco

Durante el embarazo todo el mundo es consciente de que no se debe ingerir alcohol ni consumir tabaco por el bien del bebé, sin embargo el riesgo no acaba con el nacimiento, sino que se prolonga durante todo el periodo de lactancia: ten en cuenta que todo lo que consumas llegará a tu bebé.

El bebé tardará en procesar el alcohol el doble que un adulto, pudiendo provocar numerosos problemas motrices o de sueño. En el caso del tabaco, sólo el humo alrededor del bebé aumenta el riesgo de muerte súbita.

Horarios de alimentación

Para cualquier pequeño es importante mantener unos horarios fijos, pero más para uno prematuro. Es fundamental ni adelantar ni retrasar la hora de la comida, ya que en caso de que pasen más de cuatro horas entre comida y comida, hay riesgo de deshidratación. Lo ideal es darle de mamar entre ocho y diez veces diarias.

De la misma forma, hidratarlo de forma adecuada es importante. Los pañales mojados son una buena guía para saber si lo estás haciendo bien: lo óptimo es tener que cambiarlo al menos seis veces por día.

Sueño

Durante los primeros meses, los bebés suelen dormir de forma muy salteada, pero esto se exagera en el caso de los bebés prematuros, que duermen más, pero también repartido en periodos más cortos. Además, se recomienda recostarlos siempre boca arriba y sin almohada, lo que reduce el riesgo de asfixia. También es recomendable que la madre consuma menos cafeína de la habitual -tanto en café como en bebidas- ya que, igual que el tabaco y el alcohol, pueden llegar al pequeño a través de la lactancia, alterando sus hábitos de sueño.

Solo ACUNSA puede ofrecerle la última tecnología médica de Clínica Universidad de Navarra y darle acceso a otra forma de hacer medicina.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Infórmese sin compromiso sobre las pólizas de salud de ACUNSA
Solicite información