Salud y tecnología

Correr con hernia discal: ¿Debo dejar el running?

Correr con hernia discal

El running es uno de los deportes de moda y una fantástica manera de mantenernos en forma. Pero ¿debo correr con hernia discal u otros problemas de espalda?

El running es un deporte muy saludable, pero toda actividad física conlleva ciertos riesgos para la salud. En el caso de este deporte se suele asociar a repetidos golpes en la zona lumbar, lo cual puede afectar en el caso de tener algún problema de espalda. Esto lleva a muchas personas a plantearse si deben correr con hernia discal o si por el contrario pueden seguir practicándolo como antes.

Lo cierto es que correr con hernia discal es posible, aunque hay ciertas cosas que se deben tener en cuenta. El running no es el deporte más adecuado para quienes sufran problemas de espalda, si bien es cierto que no hay evidencias de que este deporte las cause. Además, es habitual encontrar pacientes con este tipo de problemas que no han corrido de forma habitual.

¿Qué es una hernia discal?

La hernia discal es una lesión del disco intervertebral. Estos son una serie de almohadillas cartilaginosas que se sitúan entre las vértebras, separándolas, amortiguando y permitiendo pequeños movimientos entre ellas a la vez que las mantiene unidas.

La hernia se produce cuando una  parte de este disco se desplaza fuera de su sitio hacia la raíz nerviosa, presionándola y produciendo dolor. Las consecuencias más habituales de esta lesión son:

  • Lumbago: Dolor en la zona baja de la espalda
  • Ciática: Dolor punzante que nace en la parte inferior de la espalda o en la nalga y que recorre toda la pierna

Cuáles son las causas y el tratamiento de la ciática

¿Debo correr con hernia discal?

La mayoría de hernias discales mejoran con un tratamiento conservador. Este suele implicar suspender la práctica deportiva durante una o dos semanas y recurrir a analgésicos y antiinflamatorios, que pueden ser ibuprofeno o dexketoprofeno, o bien corticóides inyectados. En caso de que el dolor persista, el especialista puede recomendar tratamiento epidural en la unidad del dolor, y en los casos más extremos, la cirugía.

Una vez haya comenzado a remitir el dolor, se puede volver a correr. En caso de que el tratamiento conservador haya fallado, se recomienda cruzar el running con otros deportes que refuercen la espalda, como la natación. Si se ha tenido que pasar por el quirófano, deberemos esperar entre seis y ocho semanas antes de volver a correr.

 

Solo ACUNSA puede ofrecerle la última tecnología médica de Clínica Universidad de Navarra y darle acceso a otra forma de hacer medicina.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Infórmese sin compromiso sobre las pólizas de salud de ACUNSA
Solicite información