Salud y tecnología

¿Se puede comer comida que se ha caído al suelo?

Comida que se ha caído al suelo

Los estudios realizados coinciden en que las bacterias se adhieren de forma instantánea a la comida que se ha caído al suelo, aunque no se ponen de acuerdo en si esta es suficiente para considerarla contaminada

Todos estábamos a punto de llevarnos a la boca algún delicioso manjar que, para nuestra desilusión, se nos ha escurrido y acabado en el suelo. Ante esta situación la reacción de muchas personas difiere. Hay quien no duda en llevarse de nuevo a la boca comida que se ha caído al suelo, mientras que otras no lo hacen aunque el tiempo haya sido mínimo.

La sabiduría popular a los cinco segundos como el límite para poder comer algo que ha caído. Prácticamente todas las superficies -incluidas nuestras manos- tienen bacterias, pero en el suelo suele haber más, que llegan transportadas en nuestros zapatos, y según una investigación de la Universidad de Arizona demostró que el 93% de nuestros zapatos están contaminados con bacterias fecales. ¿Pero cuánto tardan estas en contaminar la comida?

Comida que se ha caído al suelo: conclusiones comunes

Se han hecho varios experimentos para tratar de determinarlo, seguramente el más famoso es el de Jillian Clarke, aunque sus conclusiones han sido diferentes en distintas ocasiones. Aun así, hay una serie de deducciones comunes de los diversos estudios:

  • La transferencia bacteriana es instantánea
  • La madera, baldosas y adoquines transfieren más bacterias que las alfombras
  • Los alimentos húmedos o pegajosos se contaminan más que los secos.

Interpretaciones distintas de unos resultados similares

La discrepancia, en realidad, llega a la hora de valorar la importancia de la cantidad de bacterias que se adhieren. El desarrollado por la Universidad de Aston apuntan a que la transferencia bacteriana inicial no es suficiente como para contaminar un alimento hasta tal punto que consumirlo pueda ser perjudicial para la salud.

Sin embargo, un estudio publicado en el Diario de la microbiología aplicada utilizó bacterias de salmonela y mostró que se podían encontrar entre 150 y 8.000 bacterias en un alimento que había pasado cinco segundos en el suelo. Pero el tiempo importa: tras un minuto, el número se multiplicaba por diez. Basta con diez bacterias de salmonela para que una persona enferme.

Solo ACUNSA puede ofrecerle la última tecnología médica de Clínica Universidad de Navarra y darle acceso a otra forma de hacer medicina.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Infórmese sin compromiso sobre las pólizas de salud de ACUNSA
Solicite información