Salud y tecnología

¿Cuánta agua más hay que beber en verano?

beber en verano

Con el calor, aumenta la sudoración y con ello la pérdida de líquido. Beber en verano es importante si queremos evitar la deshidratación y también golpes de calor

Alrededor del 60% de nuestro cuerpo es agua. A medida que avanza la jornada perdemos líquido a través de la orina, el sudor, la respiración y las heces. Cerca de un 20% del líquido necesario lo recuperamos a través de los alimentos, el resto lo recuperamos a través de lo que bebemos.

La cantidad de agua que debemos beber depende de muchos factores, desde la propia fisiología de la persona, la alimentación y la actividad física que realicemos. Uno de estos factores a que influye es el clima. Evidentemente, debido al calor del verano sudaremos más, y por ello deberemos recuperar una cantidad de líquido mayor que en otras épocas más frías.

La recomendación general es que se beba entre dos y tres litros de agua de forma diaria. En verano, lo ideal es situarse en la zona más alta de la horquilla y no bajar de los dos litros y medio de agua. La sed es el mejor indicador de que hay que beber. Recuerda que lo ideal es beber agua, ya que el alcohol y las bebidas azucaradas pueden deshidratar.

Beber en verano, fundamental para evitar la deshidratación

Evidentemente, el principal peligro de no consumir la suficiente cantidad de agua es la deshidratación. Se trata una pérdida de más del 3% del agua del cuerpo, lo que causa un desequilibrio en las sales minerales. La sed es uno de los principales síntomas, si bien no es necesariamente razón de alarma.

Hay distintos grados de deshidratación. En los casos leves, los síntomas son:

  • Sed intensa
  • Orina más escasa y oscura
  • Cansancio sin motivo
  • Escasez de lágrimas
  • Dolor de cabeza
  • Vértigo al ponerse en pie

En casos moderados, puede no producirse orina y el cansancio se vuelve letargo y somnolencia. En casos graves, el ritmo cardiaco se acelera para compensar la disminución del plasma y la temperatura corporal sube debido a la ausencia de sudor. También aparecen náuseas. En casos extremos, la piel se seca y se arruga y la visión se turbia, la micción se vuelve dolorosa y aparece el delirio.

Solo ACUNSA puede ofrecerle la última tecnología médica de Clínica Universidad de Navarra y darle acceso a otra forma de hacer medicina.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Infórmese sin compromiso sobre las pólizas de salud de ACUNSA
Solicite información