Historias

Alison Lapper, del abandono a un pedestal de Trafalgar Square

Alison Lapper

Nacida sin brazos y con piernas anormalmente cortas, Alison Lapper ha logrado una notable carrera artística, y su figura llegó a estar en el cuarto pedestal de Trafalgar Square

Nació el 7 de abril de 1965. Hasta ese día nadie esperaba que hubiera ningún problema, pero Alison Lapper nació sin brazos y con las piernas mucho más cortas de lo habitual, víctima de facomelia. Sus padres, unos operarios que trabajaban en una fábrica automovilística del condado de Yorkshire, en Inglaterra, decidieron abandonarla a los cuatro meses de nacer. Su madre sólo la vio una vez y su padre no la conoce.

Paso su infancia en un colegio para disminuidos físicos y psíquicos, donde estaba rodeada de otros pequeños como ella. A lo largo de su infancia se le intentó el implante de distintas prótesis, pero tan pronto como comenzó a hablar las rechazó, ya que no se sentía cómodo con ellas. Considera que querían que las llevase no para que mejorase su calidad de vida, sino para que su aspecto fuese más agradable.

Alison Lapper, artista de éxito

Con doce años comprendió su discapacidad. Alison explica que hasta entonces había estado demasiado ocupada siendo niña, pero de golpe sintió la necesidad de sentirse sensual. Así, decidió tomar las riendas de su vida y, ya con 19 años, se mudó a Londres, se sacó el carnet de conducir y alquiló un piso, y se licenció en Bellas Artes en 1994.

Había comenzado a pintar ya con tres años “dando golpes con la cabeza, como esos perros que se colocan en el salpicadero de los coches”, explica Alison. Ese fue el principio de una carrera artística notable que culminó cuando en 2003 se le nombró Miembro de la Orden del Imperio Británico por sus servicios artísticos. “No sé cuáles son exactamente esos servicios. Tampoco sé quién me propuso para este título. El voto es anónimo. Quiero creer que sólo se ha juzgado mi trabajo artístico y no mi deformidad”, explica.

Embarazo y un nuevo abandono

Con 33 años se quedó embarazada tras una breve relación con un hombre que quiso que abortara y que acabó abandonándola. Pero Alison, que siempre quiso ser madre pese al miedo a que sus hijos heredasen su discapacidad, decidió seguir adelante.

Su figura embarazada fue inmortalizada por Marc Quinn en forma de estatua de quince toneladas y tres metros de alto, que ocupó el cuarto pilar de la icónica Trafalgar Square en Londres entre 2005 y 2007, y una enorme réplica fue una de las protagonistas de la ceremonia de inauguración de los Juegos Olímpicos de Londres en 2012.

A pesar de los miedos de Alison -que su hijo heredase su discapacidad y que la rechazase cuando creciera- Parys nació perfectamente sano y actualmente lleva la vida de un adolescente normal.

A través de ACUNSA, los asegurados pueden acceder en Clínica Universidad de Navarra a novedosos tratamientos médicos y ensayos clínicos que ninguna otra Compañía de seguros de salud garantiza.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Infórmese sin compromiso sobre las pólizas de salud de ACUNSA
Solicite información